Gatos siameses

Los gatos siameses son indudablemente una de las mascotas más hermosas que podrás encontrar. Su aspecto es único, y son conocidos por tener una inteligencia y su gran energía. Es uno de los gatos más antiguos del mundo, y la raza goza de gran popularidad en todo el mundo. Este artículo tiene la intención de ofrecerte información valiosa sobre este felino, incluida su historia, su temperamento, sus predisposiciones de salud y cómo deben ser sus cuidados.
gata siamés con sus cachorros

Características  de los gatos siameses

El siamés es un gato de tamaño mediano, con una extensión de la cabeza a la cola de entre 80 y 90 cm, mientras que el peso se ubica entre los 3 y 5 kilogramos cuando alcanzan la madurez. La cabeza de este gato es de forma triangular, sus orejas son erguidas y puntiagudas, con la base más ancha que la punta. Los ojos característicos de estos gatos son almendrados y de color azul intenso. Son ligeramente oblicuos.

La cola del siamés es larga y más ancha en la base que en la punta. Estos gatos producen pocos volúmenes de melanina, por lo que se dice que son en parte albinos. Por esta razón, presentan la variación de color seal-point típica de la raza, la cual produce coloración negra u oscura (marrón oscuro) en las extremidades. La pigmentación oscura se presenta luego de varias semanas del nacimiento. El resto del pelaje de este felino es blanco y de tonos crema. El abrigo es corto, fino y brillante, y se ajusta al cuerpo de manera perfecta para darle un aire atlético y elegante. Este gato también posee una capa de pelaje inferior más suave.

gato raza siamés con ojos azules
Los gatos siameses que viven en zonas más frías suelen tener el pelaje más oscuro que aquellos que viven en regiones cálidas y tropicales. Ahora bien, la Asociación de Criadores de Gatos establece cuatro patrones de color para estos felinos:

  • Seal Point: El pelaje es de color beige o crema, con variaciones de color marrón oscuro en la nariz y las patas.
  • Blue Point: Estos gatos exponen manchas de color gris en las extremidades, mientras que el resto del cuerpo es de color blanco azulado. Las patas y las narices son de color perlado o nieve.
  • Lilac Point: La punta del pelo de estos gatos combinan el color rosa y el gris, mientras que las almohadillas de las patas y la nariz son de color rosa y canela. El resto del cuerpo es blanco.
  • Punto de chocolate: Su pelaje es de color crema, con extremidades de color chocolate claro y las narices son de color canela.

Orígenes de los gatos siameses

El Siamés es una de las razas de gatos más antiguas del mundo, con registros que datan de mediados del siglo XIV. Es descendiente del Wichienmaat o gato tailandés, el cual fue llevado en 1871 a Inglaterra y en 1890 a EE.UU. Algunos investigadores sugieren que estos felinos fueron piezas esenciales para proteger las joyas reales en el antiguo reino de Tailandia. Asimismo, existen escritores que describen al Siamés como el gato del templo, el cual acompañó fielmente a los hombres santos.

En 1871, el Siamés fue presentado en el Crystal Palace Cat Show, pero su popularidad no llegó sino hasta más de 10 años después. Rutherford B. Hayes, expresidente de EE.UU., fue el primero en llevar a este felino al país norteamericano luego de recibirlo como obsequio, convirtiéndose en el primer comandante en jefe del país en tener un gato siamés como mascota.
gato siamés cachorro

El Siamés creció en popularidad y evolucionó con el paso de las décadas. Los felinos tradicionales aún conservan la cabeza en forma de manzana de sus predecesores y los cuerpos más robustos, a diferencia del gato siamés moderno, el cual es mucho más delgado y ágil. Aunque existen distintos registros de estándares para los siameses, lo cierto es que la Asociación Internacional de Gatos considera que todos los siameses importados de Tailandia se consideran parte de la raza.

Temperamento y personalidad de un siamés

En ocasiones, la gente afirma que los gatos siameses son “los perros” del mundo felino. ¿La razón? Estos gatos son muy apegados a sus dueños y les encanta complacer hasta cierto punto a los humanos. De hecho, pueden ser adiestrados, pero solo están dispuestos a aprender cuando quieren, por lo que serán agresivos si el propietario intenta enseñarles algo de manera violenta.

Es un gato inteligente y dócil, lo que lo convierte en una excelente mascota familiar. Los siameses son sociables y tienen una gran necesidad de llamar la atención, a diferencia de otras razas que suelen ser más indiferentes. También son conocidos por sus excelentes dotes comunicativos, y sus maullidos suelen ser fuertes cuando intentan pedirle algo a sus dueños. Si algo no les gusta, te lo harán saber fuertemente.

Sin embargo, el Siamés es un gato que disfruta de estar cerca de las personas y tienen un aprecio importante por los mimos y las caricias. No se les debe dejar solos por mucho tiempo, ya que tienden a aburrirse con facilidad y volverse destructivos dentro del hogar. En caso de que trabajes y pases la mayor parte del día fuera de casa, encárgate de habilitar una zona específica para que el gato se entretenga con juguetes, especialmente los juguetes de inteligencia.

Los siameses también son amables con otros gatos dentro del hogar, por lo que fácilmente pueden convivir con ellos. De hecho, si se trata de otro gato siamés, ambos se divertirán y limpiarán el pelaje mutuamente. En muchos casos, el gato siamés puede ser paseado con correa, siempre y cuando se le haya acostumbrado desde pequeño a utilizar este accesorio y haya practicado varias veces esta salida de paseo. Si el Siamés recibe los cuidados apropiados, su esperanza de vida puede superar los 14 años.

Problemas de salud del gato siamés

La mayoría de las enfermedades y afecciones que verás a continuación con genéticas, es decir, están relacionadas con esta raza. Las siguientes condiciones tienen una tasa importante de incidencia con respecto a otras razas, pero eso no quiere decir que tu gato siamés sufrirá de estos problemas, sino que estará más propenso a padecerlos que otros felinos.
gatos siameses

Sobrepeso

La obesidad es una enfermedad que contribuye a una cantidad abrumadora de muertes en gatos. Sin embargo, muchos propietarios ignoran cuál es el peso ideal de su mascota, por lo que se recomienda acudir al veterinario para recibir las recomendaciones respectivas con respecto a la nutrición y el metabolismo de tu gato. El sobrepeso en los gatos siameses puede convertirse en otros problemas de salud, como diabetes, artritis, hígado graso y otras enfermedades mortales.

Por lo general, un gato come de 10 a 15 veces diarias, siempre en cantidades pequeñas. No obstante, el animal puede aburrirse fácilmente e incrementar la manera de comer. Para ayudar a tu felino a mantenerse en forma, se recomienda reducir la cantidad de comida en el plato y evaluar la cantidad de veces que acude el gato a comer.

Enfermedad dental

Esta enfermedad afecta a aquellas mascotas que no reciben una rutina regular de cepillado de dientes. Aunque el Siamés no tiende a ser amigable con estas rutinas de aseo dental, debes proporcionar un cepillado semanal para evitar la acumulación de residuos de comida, ya que esto puede ocasionar sarro, infección de las encías y otros problemas.

Infecciones bacterianas y virales

Al igual que otras razas de gatos, los siameses pueden sufrir infecciones como el calicivirus, la rabia, la rinotraqueítis y la panleucopenia, todas ellas prevenibles mediante vacunación. Estos gatos tienen un alto riesgo a sufrir de estas enfermedades, por lo que las vacunas no pueden ignorarse. Asegúrate de cumplir el calendario de vacunación y las recomendaciones de tu veterinario para evitar estas enfermedades.

Parásitos

Estos bichos o gusanos pueden invadir interna y externamente el cuerpo de tu Siamés. Pulgas, garrapatas, ácaros, entre otros, pueden afectar la piel y las orejas del gato. Otros gusanos, como los anquilostomas y los tricocéfalos, pueden introducirse en el organismo del felino a través de la ingesta de agua contaminada, el suelo sucio o mediante la picadura de un insecto infectado. De hecho, muchos de estos parásitos pueden transmitirse a cualquier miembro de la familia, por lo que debes estar atento a cualquier síntoma inusual que presente tu mascota y acudir al veterinario de inmediato si es necesario.

Amilosis

El amiloide es un compuesto proteico que puede acumularse de manera inusual en los tejidos y los órganos y causar enfermedades. En los gatos, este compuesto tiende a acumularse en la región abdominal, específicamente en el páncreas y los riñones, causando insuficiencia de estos órganos y su obstrucción. Esta enfermedad puede detectarse mediante un examen de orina o una biopsia del tejido afectado. Aunque no existe un tratamiento específico, existen medicamentos y dietas que contribuyen a mejorar la calidad de vida del gato.
siamés de color blanco y gris

Megaesófago

Esta afección ocurre cuando el esófago no puede contraerse de manera adecuada para dirigir la comida hacia el estómago, lo que causa su estiramiento y agrandamiento, haciendo que la comida permanezca allí sin bajar. Los gatos siameses afectados por esta enfermedad pueden vomitar los alimentos no digeridos en forma de tubo. Si tu gato presenta vómito constante después de comer, acude de inmediato al veterinario. El tratamiento de esta afección incluye medicamentos y dieta.

Cáncer

Los siameses pueden verse afectados por diversos tipos de cáncer, especialmente aquellos que se encuentran en edad avanzada. Muchos de estos cánceres se pueden extirpar si se detectan a tiempo, por lo que será importante mantener chequeos constantes con el veterinario para mantenerte informado sobre la evolución de su salud. Estos son algunos ejemplos de cáncer en siameses:

  • Linfosarcoma o linfoma: Este tipo de cáncer hace que el organismo del gato forme linfocitos de manera anormal, generando tumores en cualquier parte del cuerpo. Por fortuna, la quimioterapia suele ser bastante efectiva como tratamiento, pero no todos los propietarios pueden darse el lujo de costearla.
  • Timoma: Es un linfoma que se presenta dentro del tórax del gato. La quimioterapia también suele ser una alternativa fiable.
  • Tumores de mastocitos: Es un tipo de cáncer de piel que se presenta en forma de bultos cutáneos y lesiones. Como las lesiones son similares a cualquier lesión de la vida cotidiana, es poco probable determinar cuándo existe cáncer. Por ello, se recomienda acudir constantemente al veterinario para exámenes de rutina.
  • Tumores de adenocarcinoma: Estos tumores crecen en forma de rosquilla dentro de los intestinos, y pueden ser lo suficientemente grandes como para cortar el flujo del contenido de este órgano. Por esta razón, los gatos afectados pueden presentar vómitos, diarrea y sangre en las heces. La ecografía de abdomen suele ser el estudio más efectivo para detectar este tumor, el cual puede ser extirpado mediante cirugía.

Estas son otras enfermedades que están propensos a sufrir los gatos siameses:

  • Atrofia progresiva de la retina
  • Estrabismo convergente
  • Nistagmo
  • Succión de lana
  • Asma felina
  • Ansiedad por separación

siamés macho

Recomendaciones para cuidar a tu gato siamés

Muchos de los cuidados que requiere tu mascota dependen del sentido común y no son complicados de realizar. Asegúrate de cumplir su calendario de vacunas y exámenes médicos y, si está a tu alcance, inscríbela en un seguro médico. Sin duda alguna, tu gato necesitará de procedimientos y pruebas a lo largo de su vida, y no hay nada mejor que estar preparado para ello. A continuación, nuestras recomendaciones de cuidado:

  • Supervisa a tu mascota como lo harías con un niño. Mantén las puertas y ventanas cerradas, bloquea las zonas de la casa que pueden ser peligrosas, como muros e incluso en los armarios de las habitaciones. Evita dejar al alcance del gato cualquier objeto nocivo o producto que pueda afectar su salud.
  • Cepilla su pelaje según consideres necesario, ya que el Siamés posee un abrigo con bajas necesidades de mantenimiento.
  • Cepilla sus dientes al menos 3 veces al mes.
  • Revisa sus orejas semanalmente en busca de residuos. Limpia con un trapo ligeramente humedecido.
  • Proporciónale a tu gato sesiones diarias de estimulación mental, como juegos de caza y exploración. Esto te ayudará a evitar problemas de comportamiento.
  • Mantén su caja de arena limpia.
  • Consulta con tu veterinario cuál es la mejor dieta para tu gato según su edad.
  • Asegúrate de que tu mascota hace ejercicio con regularidad, involucrándolo en todo tipo de juegos y actividades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021 Nombres de gatos. Todos los derechos reservados. / Y si tiénes un perro: 1000 nombres para perros